Controlar su estrés puede también ayudarlo a proteger su salud oral

La ansiedad y el estrés repercute en la salud de sus dientes y sus encías de manera progresiva y, en la mayoría de los casos, con pocos síntomas visibles. Además, estos periodos de tensión suelen conllevar otros hábitos nocivos para la salud oral, como un mayor consumo de tabaco, alcohol o una mala alimentación.

El bruxismo es una de las alteraciones orales más comunes en pacientes que padecen estrés. Se trata del acto involuntario de apretar o rechinar los dientes entre sí, normalmente durante las horas de descanso. Este problema bucodental provoca daños en los músculos de la masticación, un desgaste prematuro de las piezas dentales y dolor en la articulación.

Las enfermedades periodontales (encías) suelen aparecer con frecuencia en periodos de ansiedad. Normalmente, comienzan a percibirse con un ligero sangrado junto a la inflamación de las encías. Si no son tratadas, estas patologías pueden conllevar a la pérdida de piezas dentales e, incluso, repercutir en otras zonas del organismo.

La articulación temporomandibular es otra de las afectadas debido a la fuerza que se ejerce en la mandíbula en episodios de tensión. Esta acción puede provocar disfunciones que deriven en severos problemas orales, que afectan a los huesos y músculos, pudiendo generar dolor de oído o de mandíbula, entre otros, e incluso problemas para morder.

Seguir una inadecuada alimentación en épocas de ansiedad o estrés puede provocar un déficit vitamínico que debilite el sistema inmunológico. Esto puede favorecer la aparición de aftas orales o estomatitis herpética que se forman en encías y mucosas.

Para frenar los efectos del estrés en la salud oral, es necesario un tratamiento integral.

En la consulta odontológica el dentista es el encargado de frenar el avance de los daños ocasionados y ofrecer al paciente algunas recomendaciones para prevenirlos. Además, es necesario conocer las causas que provocan el estrés y emplear algún tipo de terapia para reducirlo.

Cabe señalar la gran importancia que tienen los controles o la supervisión profesional sobre todo en etapas de tensión emocional o estrés.

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral.Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesional.Solicita siempre la opinión experta de tu dentista y hazle las preguntas pertinentes en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here