¿Qué es la microbiota oral?

Es el conjunto de microorganismos que habitan la boca de manera natural y que establecen con nosotros una relación simbiótica: las bacterias obtienen nutrientes y un lugar en el que crecer y, a cambo, nosotros nos beneficiamos de algunas de las funciones que realizan.
¿Qué es la microbiota oral?
Las funciones de la microbiota oral son esenciales para nuestra salud bucal y general. Estos microorganismos componen un biofilm dental sano en la cavidad oral que inhibe la colonización de los agentes patógenos que pueden causar diferentes problemas y enfermedades.

El proyecto eHOMD, especializado en la microbiota oral, ha llevado a cabo exhaustivos estudios sobre las bacterias presentes en distintas áreas del tracto aerodigestivo, abarcando desde la boca hasta la faringe, fosas nasales, esófago y senos paranasales. Sorprendentemente, se han identificado hasta 774 especies de bacterias orales.

Entre estas especies, algunas son compartidas en todas las regiones de la cavidad bucal, como aquellas pertenecientes a los géneros Gemella, Streptococcus, Granulicatella y Veillonella. A pesar de esta similitud, cada microentorno, ya sea la parte interna de las mejillas, el paladar, la lengua, la superficie de los dientes, las encías o la saliva, alberga su propia microbiota única.

Funciones de la microbiota bucal

Las funciones de la microbiota bucal resultan fundamentales para el bienestar de nuestra salud oral y general. Estos microorganismos conforman un biofilm dental saludable en la cavidad bucal que impide la colonización de agentes patógenos, los cuales podrían ocasionar diversos problemas y enfermedades. Por ende, contribuyen activamente a preservar en óptimo estado las mucosas y las piezas dentales, desempeñando un papel crucial como primera línea de defensa del organismo.

De hecho, la boca y la nariz actúan como puntos primordiales de entrada para gérmenes hacia el cuerpo, ya sea a través de la ingesta de alimentos o del aire inhalado. Estos patógenos tienen la capacidad de proliferar en la cavidad bucal y luego migrar hacia otras áreas del cuerpo, desencadenando reacciones inflamatorias o enfermedades respiratorias. En consecuencia, la relevancia de la microbiota oral no se circunscribe únicamente a la salud de dientes y encías, sino que ejerce un impacto significativo en la nariz, garganta y oído. Sin la función protectora de estos microorganismos beneficiosos, estas áreas serían más susceptibles a infecciones.

Un estudio realizado en la Universidad de Florida también ha evidenciado que la microbiota bucal resulta crucial para mantener la presión arterial en niveles estables. Esto se debe a su capacidad para convertir el nitrato en nitrito, el cual se absorbe a través del sistema gástrico y, al ingresar al torrente sanguíneo, se transforma en óxido nítrico. El óxido nítrico desempeña un papel vital en la salud vascular, contribuyendo a mantener en buen estado los vasos sanguíneos y ejerciendo un efecto antihipertensivo.

No obstante, la composición de la flora en la cavidad oral refleja el entorno y está altamente condicionada por requisitos fisicoquímicos y nutricionales. Factores como el estilo de vida, hábitos alimenticios y el consumo de sustancias potencialmente perjudiciales, como el alcohol, el tabaco y el azúcar, son determinantes en la configuración de la microbiota bucal.

¿Cómo mantener sana la microbiota oral?

Cuando se produce un desequilibrio en la comunidad de microorganismos que integran la microbiota oral, se origina lo que se denomina como desregulación microbiana o disbiosis. En este estado, la microbiota bucal no puede desempeñar eficazmente sus funciones y se propaga la proliferación de bacterias perjudiciales, facilitando la aparición de problemas como caries, gingivitis, periodontitis y otras afecciones orales o de mayor envergadura.

Para preservar la salud de la microbiota en la cavidad bucal, resulta esencial modificar ciertos hábitos. Por ejemplo, reducir el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar previene el crecimiento excesivo de bacterias que se alimentan de carbohidratos. Mantener una correcta higiene bucodental, mediante el cepillado de los dientes 2 o 3 veces al día y el uso de hilo dental, también contribuirá a conservar la microbiota oral en óptimas condiciones.

Seleccione un idioma

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad